Cursos de kitesurf en Huelva

¿Quieres hacer un curso de kite surf en Isla cristina, Isla Canela, La Antilla, El Portil o Punta Umbría? Nosotros te los ponemos facil y seguro.

Con la seguridad de monitores titulados y con experiencia, y los mejores materiales. No te la juegues, ¡ven con nosotros!!

Curso completo
: 9 hs. en 2 tardes
Clases particulares
También cursos a tu medida y alquiler y venta de equipos


Toda la información en la pestaña de cursos

Información: info@windzone.es
Emilio: 687 45 60 78



05 septiembre 2007

14 días en Brasil y 0 de kite

Como el título indica, el viaje a Brasil ha sido todo un viaje de placer, aunque uno de los mayores placeres que tenemos no se haya podido desarrollar.

Llegamos a Río de Janeiro y nos impactaron los paisajes. Es impresionante la simbiosis entre naturaleza y ciudad, entre lagos y rascacielos, entre montañas y carreteras. El agua del mar inunda la vista dondequiera que mires. Me salto lo típico, Ipanema, Copacabana, la visita al Cristo que domina la ciudad desde el Corcovado, la subida al Pan de azúcar -monte altísimo desde el que se divisa casi toda la bahía-, la gente entrenando en la playa desde las 7 de la mañana entre fútbol y boley-playa, los bañadores brasileños... en fin me salto todo, para pararme en las comidas. En Río hemos tenido la suerte de estar acompañados por nuestra amiga Brasileña Solana y sus amig@s y han hecho gala de un gusto exquisito con los lugares a los que nos han llevado. Pero ha sobresalido por encima de todo los restaurantes... han sido unos días de engorde a base de carnes sobresalientes, platos típicos y postres novedosos.

Pero ohhhh, en Rio no hemos divisado ni una cometa. Nada más llegar a nuestro siguiente destino, Buzios, una península a 2 horas de Rio, a la que llaman la Saintz-Tropez de Brasil, hemos podido observar en la Praia Rasa un kite navegando con alrededor de 16 nudos. Buzios es un sitio espectacular con un montón de playas de todo tipo, roca, arena, acantilados, para bucear, snorkel, kite, windsurf, surf... Y era el sitio también del motivo de nuestro viaje a Brasil, el casamento de Antonio y Solana. Parabens para ellos. Ha sido en un sitio espectacular, en una Pousada al borde del agua. Allí he tenido posibilidades de alquilar un equipo para hacer kite porque ha habido viento casi todos los días. Pero la pereza propia de las vacaciones, el ritmo del grupo y que tenía que cambiar de playa si quería hacer kite me han llevado a no intentarlo. Hemos buceado lamentablemente en un día en el que no había ninguna visibilidad y también hemos hecho snorkel que nos ha posibilitado saludar a todos los parientes de Nemo. Je,je,je, ya sé de donde sacó el guionista de la película "Buscando a Nemo" la inspiración de los personajes. Todos estaban en Buzios, salvo las tortugas, que las encontramos en Salvador de Bahía, nuestro siguiente destino.

Salvador de Bahía es la ciudad con el centro histórico barroco mayor de toda Latinoamérica. Es una mezcolanza de colores en las casas y en las gentes. Fue un gran puerto de esclavos y eso se nota todavía. Aún no habíamos tenido la ocasión de ver el Brasil más profundo, pues el viaje se había desarrollado por el Brasil VIP, pero Salvador nos ha deparado la ocasión. Y no nos ha faltado la batukada, un grupo de percusión acompañado de danzantes, con un ritmo que te tomaba hasta casi obligarte a danzar con ellos.

Tras la visita obligada a los monumentos y a las islas cercanas a Salvador, nos sobraban dos días que Maribel se ofreció gustosamente a dejar para Natal o Fortaleza, pero su lejanía nos llevo a quedarnos en Morro de Sao Paulo, una Isla a 2 horas en catamarán de Salvador. El catamarán fue un suplicio. El mar estaba picadito con olas de 3 metros y en cuanto salió de la bahía empezó el baile durante 2 horas y media. Me guardo el espectáculo de la gente en el catamarán, pero ya os imagináis... Pero la Isla merecía la pena. El trópico en todo su apogeo, sin coches, con calles de arena, con playas para todo, y con gentes maravillosas. Allí ha sido donde nos hemos topado con los kite más cercanos. He estado a punto de alquilar, pero el almuerzo me ha podido la partida y se me he pasado la hora. Allí anochecía a las 6 de la tarde.
El viaje de vuelta desde Morro de Sao Paulo hasta Sevilla nos ha posibilitado viajar en todo tipo de soporte, barco, ferrys, autobús, furgoneta, taxi, coche, avión... y ya en La Antilla, 10 minutos de kite. Ole, ole y ole... ya estamos de vuelta... Gracias al grupo de amigos de Badajoz por un viaje inolvidable y claro, a Maribel, la mejor compañera de viaje...
Eso si, el próximo viaje a Brasil será con kite y a Fortaleza y Natal ¿quien se apunta?... seguiremos informando.

1 comentario:

  1. Valla viaje que te has marcado... solo falta un poco de Kite (o mucho jeje) y perfecto.
    Venga, Saludos y buenos vientos

    ResponderEliminar

Te agradecemos que dejes aquí tu comentario.